Cibao Productivo

Para micro-empresarios y emprendedores: Estrategias del nombre de marca del producto

 Para micro-empresarios y emprendedores:  Estrategias del nombre de marca del producto

Una de los principales problemas con los que se enfrentan los y las valientes que inician pequeños negocios, los llamados emprendedores, es el de no disponer suficiente capital para llevar a cabo sus proyectos a plenitud. Siempre escasea o falta dinero para esto, aquello o lo otro y lo prioritario lógicamente, son las máquinas de producción, las materias primas, el personal, la energía, los alquileres y muchos gastos más que conllevan la mayor parte o todo o más que todo el capital disponible.

Más de 25 años de fabricación ininterrumpida avalan nuestra experiencia. Hoy en día no cesamos de innovar e introducir nuevas tecnologías y modernos materiales en la fabricación de nuestros productos.

En la mayoría de los casos, lo que corresponde al mercadeo y la comercialización de los productos, queda en un segundo plano y se lleva a cabo muchas veces de una manera deficiente por falta de conocimientos suficientes o de los medios económicos que esto conlleva. Aquí pretendemos dar algunos consejos o pautas para mejorar en lo posible algunos de estos procesos sin incurrir en mayores o excesivos recursos de los requeridos para esos fines.

Más de 25 años de fabricación ininterrumpida avalan nuestra experiencia. Hoy en día no cesamos de innovar e introducir nuevas tecnologías y modernos materiales en la fabricación de nuestros productos.

EL PEQUEÑO COSTO DE CREAR UNA MARCA

El mismo costo que conlleva crear un buen nombre de marca, lo es para crear un nombre malo. El mismo precio tiene diseñar un empaque atractivo que enamore y venda, que uno malo que no incite a la compra. Lo mismo vale hacer una buena publicidad que mueva la demanda del público, que una mala, que lo deje en el mostrador agonizando hasta perecer.

Muchas veces la diferencia de la vida o muerte de un producto por bien fabricado que esté, por buena calidad que tenga, por buen precio que posea o por buen servicio que ofrezca, está en la correcta ejecución de estas primeras fases de lanzamiento al mercado, que al igual que el despegue de los aviones, son de las más delicadas y peligrosas.

Estudios muy serios en varios países han demostrado que de cada 100 marcas introducidas en el mercado, 80 no sobrepasan el primer año de vida, de las 20 que quedan, solo 8 o 9 llegan a los 10 años de vida. Esto nos da una clara idea de lo que nos jugamos de hacerlo de la manera improvisada o de forma profesional.

Comencemos pues con el nombre, que es una de las partes más importantes de la creación de un producto. Cuántas veces para nombrar un producto no se recurre a la vieja costumbre de unir los nombres del esposo o la esposa o de la hija chiquita que es tan graciosa ella. Ya tenemos un queso elaborado, ella se llama Lucía y él Juanito, pues ya está solucionado, se llamará LUJU, se registra en ONAPI y a Dios que reparta suerte.

Otros, creyéndose creativos, bautizan la marca del producto con nombres poco menos que imposibles de comercializar, como el jabón antibacterial para uso íntimo femenino POPOLA PLUS, si ustedes lo dudan, entren en internet y compruébenlo.

FASES PARA CREAR EL NOMBRE DE MARCA

Para crear nombres hay unas fases y estrategias de gran importancia que son las primeras que debemos conocer, las cuales vamos a exponer en esta primera “entrega”, después en la segunda seguiremos con los nombres propiamente dichos.

Las fases son tres, la primera es la llamada Finalidad del Producto, los nombres deben estar en lo posible en la dirección para lo que han sido creados, ponemos un ejemplo extremo: A un camión de carga pesada no le podremos llamar mariposa o lacito rosa por lindos o graciosos que estos sean, por su naturaleza debe recibir uno que implique fuerza, poder, resistencia. Los camiones Mack, por ejemplo, tienen un nombre corto, fuerte, duro, parece el sonido de una bocina ¡Mack, Mack! y como símbolo, un perro dogo inglés, un excelente guardián de marca con una cabeza grande y una cara de pocos amigos.

Una vez “bautizados” o “pre bautizados”, se someten a una investigación que podemos hacer con un par de docenas de amigos, familiares o mejor aún, desconocidos, preguntando su opinión, si le es fácil de pronunciar, de recordar, qué le sugiere, a qué se asocia, si es masculino, femenino o neutro, si les parece dinámico o estático, moderno, clásico o antiguo…y si hay varias alternativas –no más de tres o cuatro- cuál de ellos prefieren.

Y la tercera es la Fase Legal de registros y permisos correspondientes exigidos. Ahora por internet es fácil averiguar si existen otros nombres iguales o muy similares y si son permitidos o no lo son. No es raro que sean rechazados después de tanto trabajo por no cumplir las condiciones exigidas por la ONAPI. También deber tenerse en cuenta la duración otorgada, pues muchas veces como son de varios años, no le ponemos atención y caducan sin darnos cuenta, con el peligro de que alguien lo registre de nuevo y nos causen un serio problema.

ESTRATEGIAS PARA EL NOMBRE DE LA MARCA

Las estrategias para nombres de marcas -a tenerlas muy en cuenta- también son tres. La primera es si el Nombre va a tener un carácter particular para un solo producto o genérico para muchos. Hay una granja camino a la capital que se llama El Conejo, pero venden también pollos, chivos, pavos, cerdos, etc. La gente que esté pensando en comprar cerdos, pollos o chivos recordará posiblemente otras granjas que se especialicen en estos animales y no en las que críen conejos. Parece un poco raro comprar un cerdo o un chivo con sabor a Conejo ¿No?

Otras marcas tienen un solo nombre para diferentes productos. Es el caso de Yamaha que fabrica motores de trenes, motocicletas, instrumentos musicales o maquinarias de imprenta, muy diferentes pero todos en una línea de alta tecnológica, Si Yamaha se decidiera a producir donuts o bizcochos, estos aunque de seguro serían buenos, tendrían posiblemente por asociación un cierto sabor a metal, a plástico, a aceite de motor…

Otro caso ilustrativo es el de una marca cibaeña E…..que llevaba el apellido “Frutos Secos” la analizamos y consideramos que frutos secos se asociaba algo antiguo, los que comían nuestros padres o abuelos y no los jóvenes de hoy en día. Además, si en un futuro ofrecieran papas, yuca, batata frita o aceitunas, esos productos no son frutos secos por lo que le propusimos cambiar concepto por el de Snacks, que además de actual y conocido por todos, facilita que se ofrezca toda clase de alimentos, hasta orejas de elefante gratinadas o picos de avestruz horneados, no se extrañen, a este paso todo es posible.


La segunda estrategia es la de Alcance del Nombre ¿Nuestro producto tiene ambiciones de ser local, nacional o internacional? Para el primer caso, pongamos un helado de barrio, el de Doña Tatica está bien, para una marca de alcance nacional hay que buscar uno más potable tipo Cremitas y para alcance internacional, a ser posible otro que tenga sentido o traducción en varios idiomas; Cremy seguro que se entiende en español, portugués, italiano, inglés, alemán…y también sirve para el local, añadiendo además una chispa de marca extranjera.

La tercera estrategia es la del Significado de los Nombres. En la próxima entrega hablaremos de las denotaciones y connotaciones de los mismos, pongan mucha atención sobre todo si quieren ser internacionales, de lo que su nombre pueda significar en otros idiomas y en otros países. Ha habido, hay y posiblemente habrá muchos casos desoladores en los que firmas importantísimas han perdido o dejado de ganar mucho dinero porque no tuvieron la precaución de hacer este sencillo ejercicio.

Por ejemplo la conocida Jeepeta Montero salió al mercado latinoamericano como Pajero y por razones muy obvias, tuvieron que cambiar rápido a Montero.

Peor es el caso de Nissan que lanzó su modelo Moco y que no puedo entrar en el mercado hispano ¿Quién quiere ir montado en un moco o expuesto a que le llamen mocoso? Mucho peor fue de Mazda con su modelo Laputa ¡tremendo nombre! otro que se quedó sin un mercado potencial de quinientos millones de compradores en América Latina y España y además, tuvo que soportar una serie de chistes muy crueles como esos de “estoy ahorrando para pagar a fin de mes Laputa” o “este fin de semana voy al campo con Laputa”.

Asimismo nada menos que Reebock lanzó un modelo de tenis denominado Incubus, y tuvo que retirarlo porque incubo es en la religión cristiana el demonio cuando está poseyendo una mujer, menudo resbalón mercadológico. El famoso ron Flor de Caña no lo habrá tenido fácil entrar en el mercado chileno pues Flor de Caña en ese país es como se llama a la resaca. En nuestro país también hay una marca curiosa, Toto, que de seguro por su calidad, ha ido penetrando en el mercado. Nada es imposible en mercadeo.

Todo lo expuesto es aplicable de manera sencilla para los emprendedores y si hay alguna inquietud o necesidad de consultar algún caso en particular, no duden en dirigirse a Cibao Productivo y en la medida que nos sea posible, les asistiremos con mucho gusto ¡Hasta la próxima!

Related post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 3 =

es_ESEspañol